Vender en Amazon no era lo que pensabas

Vender en Amazon no era lo que pensabas

Muchos creen que lo último es vender en Amazon porque es una oportunidad de oro, el mejor lugar donde invertir dinero. Lo único que podemos deciros es: depende, ya que la rentabilidad la va a marcar el producto que vendamos, la logística que tengamos, como la cantidad del mismo. Hoy, os aproximamos un poco más a lo que comporta invertir en este Marketplace.

1.- Muchos costes de entrada

Sin empezar a vender ningún producto, nos vamos a encontrar con una serie de gastos que son difíciles de soportar, teniendo en cuenta que estamos empezando. Si hacemos una cuenta de Pérdidas y Ganancias, nos podemos encontrar con muchas sorpresas:

  • Cuota mensual.
  • Comisión por categoría.
  • Comisión por venta.
  • Cuota de profesional, dependiendo en cada país (en España, inicialmente son 60€, si somos autónomos).

2.- No estamos protegidos

Para Amazon somos un número más, un peón más de ajedrez, ya que lo único que le importa a esta empresa es el cliente. Aunque el cliente no tenga razón, Amazon se posicionará del lado del cliente e intentará solventar cualquier incidencia que éste reporte, por muy absurda que sea. No nos conviene discernir mucho con los clientes porque ya sabéis lo que pasará.

3.- Deberes cuestionables

Hay deberes que nos imponen como vendedores externos en Amazon, algo que, por una parte, es comprensible, pero, por otra, es algo estresante. El más famoso de todos, es el de tener que contestar en menos de 24 horas a todas las preguntas que hagan los usuarios respecto a los productos que vendemos. No sirve con mandar un email cuando podamos, sino que hay que cumplir un régimen estricto.

En el caso de que tengamos una tienda online… se nos amontona la faena ¿No creéis?

4.- Cuidado con los “strike”

Amazon se toma muy en serio el régimen que tiene con sus vendedores externos, por lo que impone un estatus bastante estricto; es decir, un régimen de sanciones por incumplimientos. Por cada incumplimiento o error que cometamos tendremos un “strike”, lo que significa que más nos vale “ponernos las pilas”.

En cuanto tienes varios “strike”, Amazon tiene la libertad de suspendernos la cuenta, no devolviéndonos nada.

 

5.- Ciertas categorías son prohibitivas

Es el caso de las categorías de productos de Amazon o tecnología, las cuales tienen una comisión prohibitiva, ya que es muy alta. Vender esos productos no nos dará, prácticamente, rentabilidad porque tienen unas comisiones muy altas y el margen de beneficios es demasiado bajo.

Cerrar menú